Implantología

La implantología consiste en la reposición de dientes o muelas perdidas, mediante la colocación en el hueso maxilar de unos dispositivos llamados implantes dentales, que sustituyen a la raíz y que se integran en el hueso y permite que se carguen sobre ellos las piezas que faltan.

Los implantes están fabricados en Titanio y las marcas más avanzadas del mercado someten a este material a procesos técnicos complejos para tratar su superficie y conseguir una mejor y más rápida unión al hueso.

Lo más frecuente es que una vez colocado el implante se deje cicatrizar al hueso un periodo de unas 6 a 8 semanas, para posteriormente tomar la medida y fabricar la prótesis que irá sobre dichos implantes.

Actualmente hay técnicas que permiten colocar los dientes en el mismo día que se colocan los implantes; es lo que se conoce como carga inmediata. Para ello deben darse unas circunstancias determinadas, por lo que es fundamental hacer un minucioso estudio previo de cada caso. Es importante conocer que no siempre es posible realizar este tipo de tratamientos, por lo que una mala indicación puede conducir al fracaso.

Igualmente es posible extraer un diente perdido por caries o fractura, y en el mismo acto colocar un implante en el hueco en el que estaba la raíz, pudiendo en el mismo momento colocarse una corona provisional sobre el implante. Con esto se consigue que la encía se adapte perfectamente al diente provisional colocado, con lo que se mantiene una estética muy similar a la del diente perdido: es lo que se conoce como implante inmediato, con carga inmediata.

En la actualidad llevamos a cabo la implantología mediante los modernos conceptos de Cirugía de Mínima Invasión, es decir, traumatizando al mínimo los tejidos de la boca, con mínimas incisiones y a veces sin realizar suturas (puntos). Esto reduce muchísimo el tiempo de intervención, y hace que el postoperatorio sea mucho menos molesto.

¿Es mejor un implante que un diente propio?

Frente a la tendencia actual de solucionarlo todos los problemas de la boca con implantes, nuestra consulta apuesta por un tratamiento más conservador; si un diente se puede salvar, es mucho mejor conservarlo. Los implantes deben ser la última opción una vez se pierde el diente natural, ya que éste conserva su sensibilidad y siempre será mejor que un diente artificial. De ahí nuestra obsesión por el cuidado de la dentición que garantice la mayor durabilidad posible, por lo que un adecuado tratamiento bucal conservador siempre será mejor que la extracción dental.

¿Es caro un implante?

Quizás sea mejor preguntar si un implante vale lo que cuesta. Y ocurre igual que en muchas circunstancias de la vida cotidiana; que lo bueno siempre conlleva un coste superior a lo malo.

Conviene recordar que en el coste de un implante influyen muchos factores:

  • Marca del implante; influye en su calidad, eficacia. Las grandes marcas tienen detrás muchos años de estudio y experiencia y la diferencia de calidad es abrumadora respecto a la mayoría de los demás implantes del mercado.
  • Calidad del material y de los aditamentos; a mayor calidad, mejores prestaciones y mayor durabilidad del tratamiento.
  • Cualificación del profesional; años de formación, curriculum, profesionales con los que se ha formado, si está en constante aprendizaje….
  • Técnico de laboratorio que realiza la prótesis; sus años de experiencia, su calidad técnica, los profesionales con los que se haya formado, la calidad de su equipo…Los buenos técnicos son más costosos, pero su trabajo lo merece.
  • Dificultad técnica del implante; hay casos de mucha complicación donde la falta de hueso hace que se necesite de una gran pericia y experiencia por parte del cirujano y de materiales y técnicas sofisticadas y complejas para solucionar cada caso clínico particular.

En nuestra consulta sólo trabajamos con implantes de marcas contrastadas, de primer nivel mundial que cuentan con un sólido respaldo.

¿Es doloroso un implante?

No. La cirugía se realiza con anestesia local, en el sillón dental y su duración, salvo en casos extremadamente complejos con falta de disponibilidad ósea, suele ser inferior a la de cualquier tratamiento odontológico convencional (empastes….). Posteriormente se aplican protocolos antibióticos y anti-inflamatorios junto con analgésicos para tratar de hacer el postoperarorio lo menos molesto posible.

¿Se rechazan los implantes?

No existe rechazo inmunológico a los implantes de titanio. El titanio comercialmente puro es absolutamente biocompatible y es aceptado por el organismo. Esto no significa que los implantes tengan una tasa de éxito del 100%, sino que está por encima del 96% a los 15 años en pacientes no fumadores, lo que supone una tasa altísima para un tratamiento médico.

En un pequeño porcentaje de casos, por problemas locales, el hueso no cicatriza adecuadamente alrededor del implante y este sufre movilidad y hay que quitarlo. En estos casos, se suele esperar un tiempo de unos tres meses de cicatrización y se coloca otro implante en el mismo sitio.

¿Qué pasa si no hay hueso?

La pérdida de hueso no supone una contraindicación para colocar implantes, y muchos pacientes se benefician de estos tratamientos a pesar de tener poca disponibilidad ósea. Existen varios procedimientos y técnicas que permiten regenerar hueso donde se ha perdido.

El hueso para las regeneraciones puede obtenerse de distintas localizaciones, intraorales, extraorales o bien usando materiales sintéticos o animales. Siempre tratamos de buscar hueso de la boca, sintético o animal para evitar tener que operar al paciente en otras localizaciones (cadera, tibia, cráneo…) que complican y encarecen enormemente el proceso. De esta manera se disminuyen las complicaciones postoperatorias y obtenemos mejores resultados.

¿Cómo se une la prótesis a los implantes?

Normalmente, existen dos formas para fijar una prótesis a los implantes:

  • Cementado: pegando una corona o un puente a los implantes mediante un cemento. Sería como colocar una funda tal y como se hace sobre un diente natural tallado.
  • Atornillado: las coronas o puentes se fijan a los implantes mediante un tornillo intermedio.

Las dos formas son perfectamente válida y la decisión por una u otra se debe la mayor parte a motivos técnicos de espacio, dirección de carga, etc…

¿Cómo afecta el tabaco a los implantes?

El fumar complica enormemente la cicatrización de los tejidos que rodean a los implantes y favorece la aparición de infecciones tras la colocación de los mismos. Si en un no fumador el éxito de estos tratamientos está por encima del 95%- 96% a los 15 años, en los casos de fumadores de 15-20 cigarros/día, este porcentaje de éxito se reduce al 65%-80% según los distintos estudios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir el chat
Hola 👋
Contacta con nosotros por whatsapp en el 637 30 13 02 o inicia el chat pulsando el enlace