Cirugía Bucal

La cirugía bucal es la parte de la medicina que trata las enfermedades de la boca mediante técnicas quirúrgicas. Entre las intervenciones más frecuentes se encuentran la extracción de las muelas del juicio que se quedan incluidas sin erupcionar completamente, la extracción de otros dientes incluidos, la eliminación de quistes, tumores o lesiones de las mucosas, etc…

Igualmente el cirujano bucal se encarga de detectar, diagnosticar y tratar todo tipo de lesiones orales, tanto benignas como malignas, siendo muy importante la detección temprana de lesiones premalignas, cuyo tratamiento precoz puede evitar que una lesión sencilla acabe transformándose en un proceso maligno -cáncer oral-, que pueda llegar a comprometer la vida del paciente.

Actualmente utilizamos medios técnicos cada vez más sofisticados y menos agresivos para el paciente, dentro de lo que se denomina cirugía de mínima invasión, lo que permite intervenciones más sencillas, rápidas y con un postoperatorio mejor.

Intervenciones quirúrgicas más frecuentes

1. Extracción de muelas del juicio, cordales o terceros molares

Es la intervención más frecuente en cirugía bucal. Cuando una muela del juicio no erupciona adecuadamente, se queda incluida en el hueso y desarrolla una serie de síntomas muy molestos para el paciente, como infecciones de repetición, quistes, caries, problemas articulares… El síntoma más frecuente es el dolor y la inflamación de la encía que rodea la muela, siendo muy dolorosa e incapacitante para el paciente.

El tratamiento es su extracción y requiere de una pequeña cirugía que se hace en el sillón dental con anestesia local, que consiste en abrir la zona, buscar la muela eliminando un poco de hueso, y extraer la muela mediante su sección en uno o más trozos. Posteriormente se instaura un tratamiento antibiótico y antiinflamatorio potente para que no exista dolor y la inflamación se reduzca al mínimo posible.

2. Extracciones de otros dientes incluidos

En algunas ocasiones no es la muela del juicio la que se queda incluida en el hueso sino que es cualquier otro diente o muela, o incluso “un diente de más” o supernumerario. En este último caso es frecuente que ocurra entre las paletas, no erupcionando una de ellas o las dos en su momento adecuado, permaneciendo la de leche. En todos estos casos conviene proceder a la extracción del diente incluido para evitar complicaciones en el futuro, siendo la intervención semejante a lo comentado en la muela del juicio.

3. Ligar un canino para reubicarlo en su sitio mediante ortodoncia.

El canino superior es, después del tercer molar, el diente que más se queda incluido en el maxilar sin salir a boca. En estos casos, es conveniente realizar un tratamiento ortodóncico para recolocarlo en su lugar en el arco dentario, ya que es un diente funcionalmente muy importante en la dentición.

Para ello se realiza una pequeña intervención quirúrgica que consiste en abrir la encía, buscar el diente y colocarle un bracket y un alambre del que posteriormente el ortodoncista tirará poco a poco hasta irlo bajando a su sitio ideal. Esta intervención tiene un postoperatorio sencillo y es bien tolerada por los pacientes.

4. Cirugía de los frenillos

Los frenillos son pequeñas bandas de mucosa que a veces pueden ocasionar problemas al no dejar que el labio o la lengua se muevan libremente, o al insertarse entre las dos paletas y no dejar que éstas se unan conforme va creciendo el niño, lo que hace que permanezcan separadas. En estos casos hay que eliminarlo mediante una sencilla cirugía con anestesia local, en la que se elimina y se sutura posteriormente para solucionar el problema.

5. Cirugía preprotésica

Son intervenciones que se realizan antes de la colocación de una prótesis convencional o soportada mediante implantes. Consiste en acondicionar la encía o el hueso maxilar o mandibular para facilitar una correcta adaptación de la prótesis. (ejemplo; cuando existen lesiones de las encías como crecimientos anómalos, o el aumento de disponibilidad de hueso…). También podemos incluir en este tipo de cirugía la colocación de injertos de hueso para la colocación posterior de implantes.

6. Extracción de quistes y tumores benignos

Los quistes situados en el interior del maxilar o la mandíbula son bastante frecuentes. Presentan una etiología muy diversa: pueden provenir de infecciones latentes en dientes en mal estado, de dientes retenidos en el hueso o de estructuras embrionarias. Ante un quiste es indispensable la intervención quirúrgica para la extracción del proceso, eliminando las molestias que generan y evitándose posibles complicaciones.

Dentro de la cavidad oral también pueden producirse tumores benignos como lipomas, fibromas, pequeños angiomas, etc… El tratamiento de estos procesos será realizar una eliminación de la lesión y una biopsia posterior por parte de un anatomopatólogo, para establecer el alcance de la lesión.

7. Cirugía de alargamiento coronario

A veces, la encía cubre parte de la corona del diente, por lo que la porción que se ve del mismo es menor, dando un aspecto antiestético de la sonrisa. Se ve demasiada encía y poco diente. En estos casos, una pequeña intervención quirúrgica en la que se recorta la encía sobrante y se elimina una mínima porción del hueso que la rodea, consigue recuperar el tamaño normal de la corona del diente y la estética de la sonrisa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir el chat
Hola 👋
Contacta con nosotros por whatsapp en el 637 30 13 02 o inicia el chat pulsando el enlace